acueducto-queretaro-amor

¿Qué estás dispuesto a hacer por amor?

Por amor, las personas pueden llegar a hacer obras increíbles. El acueducto de Querétaro es un gran ejemplo de ello en la historia. Pues su construcción fue en nombre del amor que sintió el marqués de la Villa del Villar del Águila por Sor Marcela. Sin embargo, uno puede percatarse de lo imposible de su unión. Ella era una monja que se negó a renunciar a sus votos religiosos. Además de que era sobrina de la señora Paula Guerrero Dávila, esposa del marqués en cuestión.

Elegido por el destino…

La historia comenzó cuando Don José Antonio de Urrutia y Arana llegó de España a la Ciudad de México. Llegó a esta zona, en específico, ya que ésta era el centro económico, político y cultural de aquel entonces. Sin embargo, tuvo que trasladarse a Querétaro. Debido a que se había fundado el Colegio y el Convento de las Capuchinas y en aquel entonces se acostumbraba a que alguien importante acompañara al séquito de monjas a su destino. En este caso, a la ciudad de Querétaro. El marqués, en ese momento, había sido elegido para tal misión.

historia de amor arcos de Querétaro

 

 

Amor a primera vista

Se dice que fue en este viaje cuando Don José de Urrutia quedó prendado de una bellísima monja. La joven religiosa también se había enamorado en un arrebato. Pero debía ser fiel a sus votos, no podía permitirse caer en sus brazos ni entregarle su corazón. Tuvieron varios encuentros, en los cuales Sor Marcela no pudo hacer más que pedirle conservar intacto ese amor.

Aún a pesar de sus dulces palabras y fascinantes promesas, nada pudo hacer el marqués para convencerla de lo contrario: ella había escogido a Dios sobre él.

Pero, por lo menos, pudo concederle un deseo a Sor Marcela que cambiaría por completo la vida de los habitantes.

 Un acto de amor: agua para un pueblo vulnerable

La situación del agua en Querétaro en ese entonces era crítica. Los habitantes enfermaban con frecuencia y otras veces se volvían locos, debido a que el agua que recibían del río estaba sucia o contaminada. Todo debido a  los obrajes de telas que vertían sus desechos en él.

Fue entonces cuando Sor Marcela, al darse cuenta de esto, le pidió al marqués, diera muestra de la inmensidad de su amor al hacer algo al respecto. Fue así como surgió la idea de la construcción de un canal que llevara agua limpia a la ciudad. El marqués enseguida inició los trámites y movimientos necesarios para la construcción del acueducto.

A cambio, Sor Marcela prometió rezar y pedirle a Dios por él cada noche, pues había demostrado ser un hombre generoso y de buen corazón. Un consuelo que pareció suficiente para el amor restringido.

El acueducto se encargaría de llevar el agua, a distintos puntos de la ciudad, por medio de fuentes. Una de esas fuentes fue construida en su honor: “La fuente del marqués”. En la cual podemos ver a cuatro perros bebiendo agua alrededor de la estatua de Don Urrutia. Una referencia que indica que Don José Antonio de Urrutia llevó el agua a Querétaro, impulsado por el amor a Sor Marcela y ésta impulsada por el amor a él, pero sobre todo por su amor al prójimo, a la gente.

Scooter eléctrico en México

Escríbenos por Facebook si quieres contribuir al planeta, moviéndote de manera ecológica y dile adiós a la gasolina.

También podría interesarte:

#ThinkDriveRentGreen
 442 668 33 31
 info@emotoe.com
www.emotoe.com
Facebook 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *